sɐsoɔ әnb әs әɯ uɐʌ opuәᴉɹɹnɔo , lɐʇ zәʌ ou uɐƃuәʇ ᴉu sәᴉd ᴉu ɐzәqɐɔ , oɹәd ᴉsɐ ʎos oʎ , ɐ sәɔәʌ oɔol , ɐ sәɔәʌ un oɔod ···

miércoles, 29 de mayo de 2024

El Cubo Blanco. Capítulo 6

 Capítulo 6

Trebor ya estaba en la calle cuando sonó el móvil, era un número oculto.

Lo cogió y dijo : 

- Trebor Santiago, con quien hablo.

Desde el otro lado del auricular se oyó una voz metálica, distorsionada, que solo le dijo.

- Mañana, parque de la luna, 18 horas, monumento al pensador. 

Y colgó.

Memorizó el mensaje, y lo dictó a su blog de notas del móvil, como hacía siempre que se acordaba de algo en un momento en el que estaba ocupado .

Parque de la luna a las 18 horas, monumento al pensador... 

repitió en su cabeza para no olvidarlo, pese a tenerlo ya guardado en el móvil.

Volvió a coger su aparato, para llamar a Emma, su media naranja, su razón de ser, la única que podía ayudarlo ahora a organizar su cabeza, como siempre hacía desde el momento en que la conoció.

Eran las 9 de la mañana, ya estaría despierta.

Sonó solo 3 veces, cuando la voz de Emma sonó al otro lado.

- Hola cari, ¿que quieres tan temprano?

Trebor muy serio, solo dijo:

- ¿Podemos quedar en la cafetería de Juan en media hora? Te necesito.

- Pero , ¿Que sucede?, me estás asustando.

- Nada, no te preocupes, en media hora te lo explico todo. Te quiero.

Y colgó.

Emma, se preparó el café , que tomó de un trago, preocupada, y mucho con la llamada de Trebor, que era un hombre que siempre le sacaba la sonrisa, hasta e los malos momentos, y que con esa llamada , tan serio, le había dejado perpleja.

Antes de pasada la media hora, ya estaban los dos en la cafetería de Juan, el dueño, que ya era amigo, y que había sido una especie de "Celestino" para ambos.

Se sentaron en su mesa de siembre, Trebor seguía serio, pese a forzar una sonrisa al ver llegar a Emma.

- Mientras Emma se quitaba la cazadora, le preguntó:

- ¿Me vas a contar que pasa? , me has dejado muy preocupada.

Trebor tenía mala cara. Pese a ello le contestó con un comentario gracioso, intentando tranquilizar a Emma.

- Siéntate, cotilla, que todo lo quieres saber.

Una vez se hubo sentado, Trebor le contó a Emma todo lo que había pasado desde ayer, que había venido su hermana Chloe por sorpresa, que esta mañana había salido a correr, como la habían secuestrado y la extraña llamada que había recibido, justo al salir de comisaría...

Emma, escuchaba ensimismada, no quería interrumpir con ninguna de las muchas preguntas que llegaban a su cabeza, y cuando Trebor acabó, solo pudo decir:

- No te preocupes cariño, entre los dos lo resolveremos y encontraremos a Chloe.

Él la miró, y solo pudo besarla, porque era lo que necesitaba .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

liztormail@gmail.com