sɐsoɔ әnb әs әɯ uɐʌ opuәᴉɹɹnɔo , lɐʇ zәʌ ou uɐƃuәʇ ᴉu sәᴉd ᴉu ɐzәqɐɔ , oɹәd ᴉsɐ ʎos oʎ , ɐ sәɔәʌ oɔol , ɐ sәɔәʌ un oɔod ···

miércoles, 12 de junio de 2024

El Cubo blanco, Capítulo 8

Capítulo 8

Eran las 17:30 h.

En el pasaje de la luna, en Jorgebro, una preciosa ciudad en el norte de España, Estrella miraba una y otra vez el reloj.

Las 18 h horas era el momento que una voz desconocida le había dicho que estuviera allí, a la espera de no sé sabe qué, pero que estaba segura que tenía que ver con su hermana adoptiva Mila.

A pesar de la hora y de ser un lugar céntrico, apenas paseaba gente por el lugar, apenas unos padres cargados con las mochilas de sus niños, mientras estos, sin peso alguno en sus espaldas ni en sus conciencias, se dedicaban a corretear, jugar y gritar, con sus vocecillas agudas en un parque cercano.

Estrella miraba la hora de nuevo, había llegado pronto, y el tiempo parecía haberse detenido.

Las 17:40 h, un par de personas paseando al perro pasan dialogando por delante del banco en el que está la inquieta Estrella, que disimula mirando el móvil.

 

Un barrendero pasa con su carro, dándole las buenas tardes, 

Estrella se pone en guardia, pero el trabajador recoge una lata del suelo, la echa al carro y sigue su camino.

 

Miró de nuevo el reloj, ya eran las 6 menos 5 minutos, Estrella está al borde de un ataque de nervios.

 

Estrella se levanta y empieza a pasear, sin dejar de mirar a un lado y a otro, hasta que de pronto ve acercarse una furgoneta negra, sin más distintivos que una pegatina de un cubo blanco.

La furgoneta se desplazaba despacio, por una zona peatonal, prohibida para los vehículos.

Estrella se pone detrás del banco, intentando apartarse de la trayectoria de la furgoneta, cuando en ese momento, se abre la puerta lateral y sale de ella una caja, obviamente blanca, que cae al suelo.

En ese momento, la furgoneta sale derrapando, mientras se cierra la puerta con estrépito.

 

La chica corre a coger la caja, la pone en el banco y la abre.

miércoles, 5 de junio de 2024

El libro blanco Capítulo 7

 Capítulo 7


Mila, despertó con fuerte dolor de cabeza, abrió los ojos, pero ahí seguían esas pareces blancas inmaculadas y esa luz cegadora en el techo.

Por unos instantes creyó que había oído golpes al otro lado de la pared, pero de nuevo el silencio invadió la estancia.

Clhoe al otro lado de la pared, golpeaba con fuerza en cada uno de los lados de su cubo, intentando buscar una salida, golpeaba con brazos y piernas, gritaba, lloraba, hasta que extenuada cayó rendida y agotada, sollozando sobre el blanco colchón que había en una esquina de su cárcel blanca.

El silencio se volvió a apoderar de su cubo.

Habían pasado ya 3 días desde que a ambas las habían secuestrado, 3 días que para ellas podrían ser 3 meses, porque sin ventanas a la calle, y que estaban dormidas la mayor parte del tiempo, no sabían el tiempo transcurrido.

Ambas dormían, cuando despertaban se encontraban un poco de comida en un plato blanco, justo al lado del colchón, junto a un vaso blanco con agua. 

Los primeros días, ambas hacían lo mismo, dejaban parte de la comida, el estar encerradas les había quitado el hambre, bebían el agua con mucho cuidado, pensando en que en ese agua estaba el somnífero que les hacía dormir.. Y empezaban a dar vueltas por el blanco cubo, como un zorro enjaulado...

Pronto empezaban a notar el sueño, el aire se volvía denso, muy denso, sentían que las fuerzas les iban faltando y poco a poco se iban sumiendo en un poderoso sueño.


Cuando despertaban, de nuevo tenían el plato y el vaso esperando en el rincón y ese fuerte dolor de cabeza perpetuo, que tenían desde la primera vez que despertaron en el maldito cubo blanco.

miércoles, 29 de mayo de 2024

El Cubo Blanco. Capítulo 6

 Capítulo 6

Trebor ya estaba en la calle cuando sonó el móvil, era un número oculto.

Lo cogió y dijo : 

- Trebor Santiago, con quien hablo.

Desde el otro lado del auricular se oyó una voz metálica, distorsionada, que solo le dijo.

- Mañana, parque de la luna, 18 horas, monumento al pensador. 

Y colgó.

Memorizó el mensaje, y lo dictó a su blog de notas del móvil, como hacía siempre que se acordaba de algo en un momento en el que estaba ocupado .

Parque de la luna a las 18 horas, monumento al pensador... 

repitió en su cabeza para no olvidarlo, pese a tenerlo ya guardado en el móvil.

Volvió a coger su aparato, para llamar a Emma, su media naranja, su razón de ser, la única que podía ayudarlo ahora a organizar su cabeza, como siempre hacía desde el momento en que la conoció.

Eran las 9 de la mañana, ya estaría despierta.

Sonó solo 3 veces, cuando la voz de Emma sonó al otro lado.

- Hola cari, ¿que quieres tan temprano?

Trebor muy serio, solo dijo:

- ¿Podemos quedar en la cafetería de Juan en media hora? Te necesito.

- Pero , ¿Que sucede?, me estás asustando.

- Nada, no te preocupes, en media hora te lo explico todo. Te quiero.

Y colgó.

Emma, se preparó el café , que tomó de un trago, preocupada, y mucho con la llamada de Trebor, que era un hombre que siempre le sacaba la sonrisa, hasta e los malos momentos, y que con esa llamada , tan serio, le había dejado perpleja.

Antes de pasada la media hora, ya estaban los dos en la cafetería de Juan, el dueño, que ya era amigo, y que había sido una especie de "Celestino" para ambos.

Se sentaron en su mesa de siembre, Trebor seguía serio, pese a forzar una sonrisa al ver llegar a Emma.

- Mientras Emma se quitaba la cazadora, le preguntó:

- ¿Me vas a contar que pasa? , me has dejado muy preocupada.

Trebor tenía mala cara. Pese a ello le contestó con un comentario gracioso, intentando tranquilizar a Emma.

- Siéntate, cotilla, que todo lo quieres saber.

Una vez se hubo sentado, Trebor le contó a Emma todo lo que había pasado desde ayer, que había venido su hermana Chloe por sorpresa, que esta mañana había salido a correr, como la habían secuestrado y la extraña llamada que había recibido, justo al salir de comisaría...

Emma, escuchaba ensimismada, no quería interrumpir con ninguna de las muchas preguntas que llegaban a su cabeza, y cuando Trebor acabó, solo pudo decir:

- No te preocupes cariño, entre los dos lo resolveremos y encontraremos a Chloe.

Él la miró, y solo pudo besarla, porque era lo que necesitaba .

lunes, 27 de mayo de 2024

Por fin acabó el mal de ojo.

 Después de 41 jornadas, en las que más de la mitad han sido un sufrimiento zaragocista, y menos de la mitad de las que sobran, no las hemos disfrutado, tras 3 entrenadores, topecientas lesiones, más de 30 jugadores empleados, con decepciones por doquier y alguna alegría como Liso, el renacimiento de Azón con Víctor, Badía y sus paradas a lo Cristian y pocas cosas más.

Ayer amanecía con el mal de ojo que tenemos los zaragocistas encima, materializado en mi parpado izquierdo.
Una infección del mismo, con un nombre de esos raros, hacía presagiar que el día iba a ser , otra vez más, horrible.
Tras el paso por urgencias, molesto con el ojo semicerrado, pensaba si era una señal por lo de la tarde y no podía menos que cerrar ambos ojos y rezar.

Con un día larguísimo, en el que estaba deseando que llegasen las seis y media, y a la vez lo temía con cada parte de mi alma zaragocista.
Eso de que empiecen todos a la misma es muy bonito cuando no estás implicado, pero sino, y más teniendo en cuenta que ayer l Real Zaragoza "jugaba" en mas de la mitad de los campos de segunda, hacían difícil estar tranquilo, en mi caso imposible hacerlo.

Cuando comenzó el partido estaba con ojo y medio abiertos, pero con 4 pantallas, la de la tele con el Real Zaragoza, la tablet con el multifútbol, el móvil "bueno" , para poder poner los goles y comentar en nuestro grupo de telegram, y el móvil "viejo" , con la clasificación actualizada.
La cosa comenzaba estupendamente, con el gol de Azón, un gol que celebré con rabia contenida, porque también lo hice con el de hace una semana , de Lizo en la Romareda y ya sabemos la forma agónica que acabó.
No quería volver a ilusionarme, y menos teniendo en frente a un Racing en racha, y muy fuerte en casa.
El resto de resultados apenas cambiaban, excepto el Huesca que ganaba, los de abajo empataban todos.
Estábamos ganando, pero el Racing jugaba mucho, y en varias ocasiones Badía y la defensa sacaban balones que ponían a prueba nuestros deteriorados corazones zaragocistas.
El partido avanzaba y la verdad es que el Real Zaragoza estaba haciendo un buen partido.
Pero en el min 42 , el Racing perforaba la portería aragonesa.
Yo estaba hundido, de nuevo a sufrir, de nuevo otro palo, pero el, palo era el que se había llevado Francés en la jugada del gol, una falta previa en la que el delantero racinguista lo golpeó en el salto con cabeza y brazos.
Gol anulado y seguía la esperanza.
Se llegaba al descanso con ese 0 a 1 que nos daba la salvación, pero de todos es sabido que las segundas partes de nuestro equipo , al menos esta temporada , hacían buena la frase de "segundas partes nunca fueron buenas" .
La segunda mitad fue más de lo mismo, 
El Racing seguía jugando bien y el Real Zaragoza, no lo hacía mal para lo que nos tiene acostumbrados esta temporada.
Aguantando a trancas y barrancas, siguiendo los goles ajenos, sufriendo con los de los rivales, y alegrándonos con los de los rivales de estos.
Badía y nuestra defensa seguían manteniendo a raya a Peque y los suyos, un Peque que debió ser expulsado en la primera mitad, por una entrada sin balón a Mollejo, y que me pareció un jugadorazo.
Nervios , nervios y más nervios, los resultados en otros campos no nos favorecían y un gol santanderino nos podía volver a mandar a la pesadilla.
Teniendo en cuenta el mal de ojo que nos persigue , en forma de resultados y lesiones, no sería raro que el destino nos quisiera volver a hacer sentir la crueldad en los últimos minutos.
Por suerte, se acabó el mal de ojo en el 89, de nuevo Sergi Enrich, el delantero que nadie esperaba ya, a estas alturas, hacía el 0 a 2 , y convertía en victoria holgada un partido que de holgada tuvo muy poco.
Acababa el partido y me acordé de Coke, seguro que allá donde esté se ha alegrado del fin del sufrimiento de todos los zaragocistas.
Se acababa así una temporada, con un partido intrascendente, que solo por orgullo deberían ganarlo, en una despedida de la vieja Romareda , antes de comenzar su derribo.
Un partido en el que la despedida estará más desangelada una vez más gracias a Tebas y sus horarios, ya que el domingo a las 21 horas no es el mejor para un partido en el que solo se juegan la honrilla y unos miles de euros , según el puesto en el que queden.

Por cierto, mi ojo sigue chungo, pero ahora se ve todo mucho mejor... ya era hora.                                   
#VXTCk                                                                                                                                                         

martes, 21 de mayo de 2024

El cubo blanco. Capítulo 5

 Capítulo 5

Trebor siguió al policía por varios pasillos , hasta la puerta de un despacho.

En un cartel de dicha puerta ponía , Eulogio Gutiérrez , Intendente.

El agente golpeó la puerta , de dentro se oyó  

-Adelante., pase.

Trebor entró, acompañado por el agente.

- Mi Intendente, la persona que esperaba.

Y tras el gesto de asentimiento de Gutiérrez, se marchó.

- Tome asiento, dijo Gutiérrez.

Trebor seguía sin entender nada.

Gutiérrez, sin más preámbulos , comenzó a hablar.

Buenos días, le hemos llamado, porque hemos encontrado esta mañana una riñonera , con unas llaves y este móvil. ¿Podría reconocer estos objetos? 

Y sacó una caja con las cosas citadas.

Trebor enseguida reconoció el llavero de su hermana Chloe , con una flor , azul y blanca , que le había regalado él, para sus llaves de Barbarian.

Trebor preguntó

- ¿Y mi hermana, está bien?

Gutiérrez, sin cambiar el gesto siguió hablando.

- ¿Me podría decir si reconoce los objetos?

Trebor asintió con la cabeza nervioso. 

- Sí, son de mi hermana , Chloe Santiago. ¿Dónde está ella?, ¿Le ha pasado algo?

Gutiérrez, seguía con gesto serio , apuntando cosas en su ordenador.

De nuevo preguntó.

- Chloe Santiago, ¿Me podría dar más datos? El segundo apellido, número de DNI, lugar de residencia.

Trebor , empezaba a enfadarse de no recibir respuestas, y muy nervioso contestó.

- Chloe Santiago Molés . 27 años, es mi hermana, ella vive en Madrid, es periodista, pero de vez en cuando viene a visitarme , por eso tiene las llaves de mi casa.

¿Me va a decir de una vez que es lo que está pasando?

Gutiérrez, carraspeó dos veces , no sabía cómo empezar, en Barbarian esas cosas no pasaban...

- Está mañana , su hermana fue secuestrada, una furgoneta negra , se la llevó, no sabemos ni quiénes , ni dónde.

¿Alguien se ha puesto en contacto con usted?

Trebor lo miraba entre asustado e incrédulo , ¿Secuestrada? No podía ser. Ellos no tenían dinero para pagar un rescate.

Cuando por fin pudo articular palabra , preguntó

- ¿Cómo lo saben? ¿Alguien lo ha visto?

Gutiérrez asintió, sin entrar en detalles le contó que un jubilado lo vio todo desde su ventana, que fue muy rápido y que fue el propio anciano quien llamó a la policía local, que cuando llegó al lugar , encontró la riñonera.

Gutiérrez, le tomó los datos a Trebor, y sin excesiva empatía le dijo que seguirían investigando, y que si se ponían en contacto con él los secuestradores , le avisase inmediatamente.

Trebor salió de comisaría , como en una nube , en una hora su vida había dado un vuelco. 

¿Chloe secuestrada, pero porqué?

lunes, 20 de mayo de 2024

Al borde del hartazgo

Ayer podía ser el final del sufrimiento, de una temporada para olvidar en todos y cada uno de los sentidos.

Ayer podía ser nuestra salvación, podía ser muchas cosas, pero no, fue más sufrimiento, más mala leche, más hartazgo, más hastío.

Después de un fin de semana viendo partidos horribles de nuestros rivales en la parte baja, sufriendo, como no, con sus goles , y celebrando goles ajenos, llegaba nuestro partido.
Pese a que el tiempo presagiaba tormenta, bueno, presagiar no, que estaba cayendo como si no hubiera un mañana, el partido comenzaba como todos queríamos, y en el minuto 3 , Liso, a pase de Azón, nuestros dos delanteros canteranos, llevaban el éxtasis y sobre todo la tranquilidad momentánea a la grada y a las casas de los que lo veíamos por televisión.
Pero el partido seguía, el Racing de Ferrol , sin hacer un juego espectacular, aunque aún no he visto en segunda nadie que lo haga, no bajaba los brazos , y los nuestros no eran capaces de llevar más peligro sobre la meta del rival.
Con Francés muy bien plantado atrás, tampoco Cristian pasó demasiados apuros en esta primera mitad.
La verdad es que las cosas iban bien, pero , somos el Real Zaragoza 23/24 , si algo puede salir mal, saldrá mal.

Porque , de nuevo a los 3 minutos de juego, esta vez del segundo tiempo, llegaba el gol , pero esta vez para el Ferrol.
Un gol que posiblemente no volverá a meter en su vida, con un toque mirando al tendido, batía de vaselina a Cristian.
Álvaro , por su pasado zaragocista lo celebró muy respetuosamente, no se puede decir lo mismo del zaragozano Clemente, que lo celebraba con rabia.
Liso , el mejor de los nuestros, lo intentaba, pero como ha pasado tantas otras veces, los porteros rivales se convierten en "Zamoras" en la Romareda, y sacaba el disparo de nuestro canterano con la punta de los dedos.
Dos minutos después , mal saque de corner, contra del Ferrol y de nuevo Álvaro, que batía a Cristian, poniendo el 1 a 2.
De nuevo apenas lo celebró.
A partir de ahí las prisas, Liso y Vaquero ponían a prueba de nuevo a Cantero, y a la portería de la vieja Romareda, con un disparo al larguero del segundo, que no entró por poco... 
El tiempo pasaba, y aparte de los dos canteranos, nadie parecía llevar peligro en el Real Zaragoza.

Yo , hundido en mi sofá, ya había perdido la esperanza, ya se había apoderado de mi el pesimismo, bueno, hace tiempo que lo hizo, y de repente, el peor delantero que tenemos... con permiso de Bakis, remata de cabeza flojo y centrado, con la suerte que el portero rival resbala y no puede atrapar la pelota, viendo como esta se introduce en su portería.
A partir de ahí suelto mi rabia, pero no solo por el gol, el ver a Enrich ir a celebrar el gol al banquillo, como si hubiera ganado la Recopa, el perder el tiempo para intentar la remontada, esa autocomplacencia con un empate que igual nos sirve o igual no,

Esa celebración me crispó los nervios, llamarme raro, pero no la entendí.
¿Dónde están las ganas de victoria? 
Ese balón se coge de la red , se lleva a medio campo y se coloca, para que el rival saque, porque un punto nos permite seguir sufriendo, pero es eso, una medicina para no morir , y lo que tengo yo son ganas de vivir, de poder tener el fútbol como válvula de escape a todo lo que me rodea, no como un añadido a todo lo que me duele.
Luego dijo Víctor que había jugadores llorando en el vestuario, menos lágrimas y más ganas, eso es lo que tienen que sacar en los dos partidos que quedan , si no quieren ser la plantilla que descendió al Real Zaragoza a la ahora llamada primera federación.
La semana que viene, jugamos todos a la vez, no espero sacar nada de Santander, pero nada de nada, ojalá me equivoque.
Pero espero que alguno de los resultados rivales nos den la vida que nosotros solos no sabemos ganarnos.
#VXTCk

miércoles, 15 de mayo de 2024

El cubo blanco. Capítulo 4

 Capítulo 4

Muy temprano, Chloe se levantó muy temprano.

Se puso su "ropa de correr" , sus zapatillas preferidas cogió su pequeña riñonera, el móvil, las llaves y los cascos.

Se colocó los cascos, música de los 90, y salió por la puerta.

Las calles de Barbarian, donde vivía su hermano estaban desiertas a esas horas.

Chloe disfrutaba mucho de esos ratos en soledad, sin más compañía que la música que le gustaba. 

Había heredado de Trebor el gusto por la música noventera.

Chloe llegó a una gran recta , por el ensanche, y vio una furgoneta negra, con la puerta lateral abierta, y detrás una pequeña pegatina con un cubo blanco.

No le dio importancia, pero cuando pasaba a la altura de la puerta lateral, un fuerte brazo la agarró por la cintura y la sujetó.

Ella forcejeó todo lo que pudo, la riñonera con el móvil y las llaves cayó al suelo, Chloe sintió un fuerte golpe en la cabeza y perdió el sentido..

La furgoneta cerró la puerta y salió muy despacio en dirección desconocida.

Chloe despertó dolorida, mareada y totalmente desubicada.

A su alrededor, solo paredes blancas, arriba unas fuertes luces leds que hacían daño a los ojos al mirarlas, un colchón, dos palanganas, una vacía y otra con agua, nada más , ni puertas ni ventanas.

Chloe se dio cuenta que no tenía el móvil, ni los cascos, ni su reloj , ese que marcaba los pasos dados en cada carrera matinal.

No entendía nada, no sabía ni donde, ni como , ni el porqué. 

Todo era muy confuso en su cabeza, todo era muy gris, aunque lo que le rodease fuera blanco, muy blanco.

lunes, 13 de mayo de 2024

¿Queda mucho?

 Seguro que muchos de vosotros se sienten identificados con esa frase, cuando recordamos los viajes de peques, en los que se te hacía muy largo el ir a cualquier sitio, y martirizábamos a nuestros padres con la preguntita de marras.

- ¿Queda mucho?

A mi se me está haciendo eterna esta maldita temporada, una que además de larga , puede convertirse en una auténtica pesadilla, de la que no despertemos, si las cosas siguen como hasta ahora.
5 puntos de renta en 3 partidos , no parecen tan malos, pero si miramos que de los últimos 9, hemos sacado 1 y de penalti, la verdad es que no sé si cortarme las venas o dejármelas largas.
Ayer parecía que era otro equipo al de hace una semana, un equipo cogido con alfileres, cada vez con menos tela, pero que llegaba al área ovetense , provocando saques de esquina, hasta 11, una y otra vez, pero que nadie era capaz de rematarlos.
En defensa tampoco pasábamos excesivos apuros, un partido con mucha intensidad y poco peligro.
Los resultados de otros equipos parecían acompañar, con derrotas de equipos que tenemos por debajo como el Mirandés , Andorra , Alcorcón, Villarreal B...  
Yo hubiera apostado por que este encuentro acabaría en empate, lo cual , visto lo visto , hubiera sido un buen resultado.
Pero, Moya, que a mi entender, después de ver el vídeo varias veces, pisó sin querer a un rival, y vio la tarjeta amarilla que Ais Reig, nuestro "gran amigo Ais", estaba deseando mostrar, ya que en la primera parte, a pesar de que todos creíamos que había sido Grau el amonestado, en una jugada extraña cuando menos, en los que el jugador local , no sé el nombre, y la verdad, no me voy a molestar en buscarlo, con Grau en el suelo, lo levanta de las dos piernas haciendo la carretilla, para liberar el balón. Moya protesta con razón y que más quiere el ciego que ver, que decía mi abuelo, Ais Reig mostraba la amarilla a Moya. La primera, que sumada a la segunda por un acto involuntario daba a Moya con sus huesos en la ducha y dejaba al Real Zaragoza hundido.
A partir de ese momento , un monólogo azulón, con los nuestros encerrados en nuestra área, desde ese minuto 73 que lo cambió todo.
Una y otra vez los asturianos llegaban a las inmediaciones de la portería defendida por Cristian, hasta que en el 83 llegaba el gol de Alemao y enterraba de nuevo las ilusiones aragonesas.
A partir de ahí, en los partidos de la jornada que quedaban, ganaron los 3 equipos que teníamos por detrás en ese momento, Albacete, Cartagena y Huesca. 
Estos resultados nos dejaban con 5 puntos por encima del descenso, pero con una sensación de impotencia , de hastío, de ganas de terminar todo de una vez, deseando que todo acabe, pero con miedo de como puede ser el final .
No quiero ni pensarlo, pero es que no veo a este equipo, muy tocado con las bajas y anímicamente, capaz de sacar un solo punto. 
Ojala me equivoque, ojalá sea solo una sensación mía, ojala acabe esto pronto, porque ya estoy harto de preguntar  : "¿Queda mucho? .
Estos días vienen tormentas, quiero pensar que alguien ahí arriba está echando pestes como yo, y que haga que los jugadores se pongan las pilas para que pese a todo, pese a todos, saquemos esto adelante antes de que sea demasiado tarde.
#VXTCK