sɐsoɔ әnb әs әɯ uɐʌ opuәᴉɹɹnɔo , lɐʇ zәʌ ou uɐƃuәʇ ᴉu sәᴉd ᴉu ɐzәqɐɔ , oɹәd ᴉsɐ ʎos oʎ , ɐ sәɔәʌ oɔol , ɐ sәɔәʌ un oɔod ···

jueves, 25 de abril de 2013

Un balón y un palo

Hola teclas, hoy os vengo a contar una aventurilla de esas que a veces pasan...

Tras un entrenamiento de mi peque en su equipo de fútbol , parece ser que no se había quedado satisfecha de balón y se quedó con algunos amigos a seguir pegando patadas.
Una de estas patadas "un niño", ese a quien siempre le hemos echado la culpa de algo malo que hemos hecho para que nuestros progenitores no nos echen la bronca a nosotros, golpeó el balón con fuerza hacia un pino quedando este  colgado, encalado o como quieran llamarle en el sitio desde el que me estén leyendo.
Tras intentar bajar el balón tirando piñas mi hija y su amigo, por otra parte dueño del balón , viendo que no lo conseguían vinieron a pedir ayuda.. cuanto daño ha hecho el anuncio ese de "Mi padre lo arregla, todo, todo y todo..." .
La cosa es que ahí estaba yo con una botella de zumo, de esos isotónicos , que tienen un taponico de plástico y debajo , al estilo de los botellines ciclistas, otro que al sacarlo deja paso a que salga el líquido.
El tapón de plástico se perdió en uno de los primeros "disparos" entre los ramajes del pino donde estaba el balón.
Se la dejo al dueño del balón que la lanza, saliendo esta rebotada hacia mi, los reflejos y la suerte me salvaron de impacto en toda la cara.
Tomo yo el mando.


Al cabo de unos cuantos intentos infructuosos, la válvula se abrió, y roció a quien escribe de la bebida energética, que energía no me dio , pero me puso de una mala leche....
Decidí ir a por un palo de escoba a la portería.
Allí la de mantenimiento, portera,  jardinera... porque hace de todo esa chica, me da un palo telescópico  no sin antes decirme que con la mano arriba mido metro y medio... ella es más alta que yo, pero creo que el metro y medio lo supero y más con la mano levantada.
El palo en cuestión tiene dos partes, entre ambas serán 4 metros...
Allá voy todo decidido, me pongo debajo del árbol y ... pues nada, que no llego por muy poco.
Lo saco todo lo posible y ... que tampoco.
Pensamos en poner al chaval en mis hombros, para ganar en altura.
Así como si dentro del agua se tratase se sube a un banco y lo pongo en mis hombros... ahora llegábamos sí o sí.... pues tampoco, porque llegar se llegaba pero con el palo tan afuera apenas se le daba al balón par que se moviese.
Por fin el balón se desplaza, lo justo para atrapar la parte de palo que estaba suelta y ... se queda colgando entre el balón y una rama...
Bajo al peque y me voy por la botella de nuevo para intentar tirar algo de lo encalado...
Mientras la madre del del balón lo intenta por su cuenta, con el pedazo de palo que tenemos intenta derribar lo colgado, con tan mala suerte que este al caer le golpea en la espalda, como queriéndole recordar que " el que escupe al cielo a la cabeza le cae", mi hija y ella misma ríen a carcajadas.
Ahí estábamos intentando recuperar algo de lo colgado cuando aparece un chaval de unos doce años, y pregunta ¿donde está el balón? se lo enseñamos, sube un par de ramas y en un segundo nos devuelve palo y balón como si tal cosa...
20 minutos de intentos infructuosos para que "seamos derrotados" por un chico d 12 años... que fracaso.
Pero bueno, con la mano con resina, la ropa con bebida isotónica y  nuestro orgullo herido , hemos hecho una historieta que seguro que a los protagonistas al recordarla nos hará sonreír.

Bueno amigas teclas, otro día os cuento más cosas.

1 comentario:

  1. la madre del dueño del balónsábado, abril 27, 2013 10:02:00 p. m.

    Oye, que nos quiten lo bailao que se dice. Lo que cuenta son las risas que nos echamos. El escrito muy bueno. Saludos.

    ResponderEliminar

liztormail@gmail.com